martes, 14 de febrero de 2012

Frío Siberiano

Y continuamos con temperaturas bajo cero. Imposible salir antes de las 11 de la mañana.

El sábado y a una hora lisensiada que supera cualquier registro, por culpa de celebraciones con 4 gatos, Natur y Magallanes se dispusieron a corretear por el río. A innovar. A investigar nuevos caminos. Para comprobar que, igual que Diesel, Magallanes tampoco es un guía muy avezado.

Iniciaron el recorrido en el Barça, con una vuelta por el polígono de la Fontsanta de Sant Joan. Aquí Natur ya empezó a asfixiarse con la terrible pendiente del polígono.

Pasaron junto al Gimnasio de Lo Pelat para seguir la vía del Tram y girar por el Passeig del Canal y ya encarar el acceso al río. Allí, al lado del puente iniciaron la aventura. Valientes. Sin miedo a que canes desbocados pudieran salirles por el camino o ladrarles desde los huertos colindantes.

Y a medida que se acercaban a la encrucijada de asfalto vislumbraban que no podrían pasar al otro lado. Y sólo disponían de Lapu-Lapu, así que se mascaba la tragedia.

Giraron siguiendo la carretera, pero sin poder acceder a ella gracias a las vallas de protección. Y cuando ya aparecía el pánico, una carretera se abrió ante sus ojos. La de Sant Feliu a Sant Joan, justo delante del 10x10.

Así que la cruzaron y sin más dirigieron sus piernas hacia la Galería, por la Rambla. Un ágape frugal para culminar el día con un raneo, unas saunas y unos jacuzzis. Un total de 8km, de cara a preparar la Mitja de Barcelona.

Lo Pelat con galipandria avanzada, no pudo ni salir de fiesta ni a navegar.

Bucles quedó con Diesel. Retrasó la hora de salida viendo las previsiones de hielo siberiano. Antes y para cargar los depósitos se realizó una incursión por los Pagesos para saborear la canela.

Y no sabemos si fue la canela o las nuevas responsabilidades, pero a Bucles le fue imposible asistir al encuentro con Diesel. Se pasó la noche de imaginaria.

Port Estelí cerrado. Maese se fue con la primogénita a disfrutar con los Perikos. Y los mañikos les estropearon el vermut.

Y atención a navegantes que la tan esperada pachanga ya la tenemos aquí, para celebrar el Carnaval. Esperemos que nadie de la Manada sufra daños irreparables.

1 comentario: