lunes, 11 de octubre de 2010

Festa de Tardor

Domingo 10/10/10 10:10
Víspera de aquelarre. Los fuegos de la noche anterior provocaron la lluvia intensa de los dioses. El despertador no sonó, profunda somnolencia de la manada. De nuevo saludo (ya casi obligado y dentro de poco un clásico) a la morenaza de La Terrassa (algo floja de cervezas esta vez). Cena tarde, copiosa y oriental junto a Tótem y otros amigos. El planning inicial de paseo y baño fue trastocado.

Aquí vemos a Gandalf y Frodo atacados por uno de los fantásticos dragones de Morgoth, el Enemigo Oscuro, el archiconocido Smaug el Dorado.

La siguiente jornada encontrábase Magallanes nervioso por no poder salir. Alexónidas algo apático. Natur resignada. Ya ha comenzado su entrenamiento tras la recuperación. Entrenamiento lento pero seguro, no quiere volver a recaer, 6 meses es mucho tiempo y los retos son muchos. Ya hemos añadido Granollers, bautismo de Alexónidas con su nuevo y flamante chip amarillo.

En cuanto dejó de llover Magallanes se escapó. Bajada por la Falguera para dar una vuelta al Barça y volver por la Rambla. Un total de 7Km lentos, acumulando para intentar recuperar la forma.

Bucles y Buclezno finalmente realizaron el baño aunque no hubo paseo. Como buen pingüino a Buclezno le gusta más el agua que el asfalto. Unas cuantas piscinas, ahora me salgo, ahora raneo, ahora vuelvo a entrar, ahora burbujas.

Lo Pelat desesperado e informado adecuadamente por Natur que había cesado la lluvia, le asaltó la envidia y se calzó las zapatillas para trotar por la riera. Ascenso lento hasta las cadenas y de vuelta a casa con cuidado de no lastimar de nuevo la espalda.

Hoy no hubo desayuno en Port Estelí. Por el agua y por la hora intempestiva, pero sí hubo reunión magallánica de una parte de la manada. Variedad de viandas, brebajes y concurso musical.

La tarde nos condujo a probar diferentes artilugios y atracciones de feria. Quién dijo que los pingüinos no vuelan? Las magulladuras de la rana, el pulpo y el cuba-libre dicen lo contrario.

Del resto de la manada no sabemos nada. Este humilde trovador agradecería relataran sus aventuras, de seguro son apasionantes. Tal vez en la bicicletada del martes nos veamos. Aunque la previsión del humor de los dioses vaticina diluvio. 

1 comentario:

  1. Veo con admiración que volvéis a retomar aquella dulce y melódica prosa que antaño embaucase a cualquier navegante que cayese por vuestros fueros en la red...

    Veo que al mal tiempo buena cara sigue siendo vuestra mayor arma...

    ResponderEliminar