domingo, 1 de marzo de 2009

La Gran Espantada

Esta mañana Bucles asomó el hocico por la ventana, vio dos gotas caer y dijo "No me esperéis!". Ya lo decía Clecas, Media Sargantana, Aguas Entera y ahora ya ni siquiera la Ruta del Río. Magallanes confundido, le dijo a Lo Pelat "Mala pinta". Lo Pelat asintió "Descansemos!".

Pero un inconmensuarable Sartenes, dispuesto a todo, afirmó, "Yo!". Magallanes, ya he desplegado todas mis velas, en caso de tormenta nos volvemos. Y ambos surcaron los mares.

Creemos que la confusión invadió a Magallanes y el engaño a Lo Pelat no fue intencionado. Sin embargo, se dice que hubo intencionalidad y alevosía con el propósito de evitar que Lo Pelat recupere esa hercúlea forma que lo caracteriza.


Robocop y Clecas excusaron su participación, presentando justificantes firmados por sus respectivas madres. Robocop recibía la visita del Dalai Novellas, mientras que a Clecas lo visitaba el Rey Momo. Hemos de certificar la autenticidad de las firmas para no pensar que estamos en el inicio de una debacle de proporciones bíblicas.

La ruta permitió dedicar unas horas al aleccionamiento de hipnosis y regresión, hasta que una tormenta de agua hizo retirar a la naves de Sartenes y Magallanes a una cascada reparadora antes de atracar en Port Estelí.

Tampoco hicieron acto de presencia ni Plegatinas ni Agresivos. Fue tan mala la jornada que ni siquiera la contraportada era digna.

No hay comentarios:

Publicar un comentario